Somos María del Rosario, ella es nuestra anfitriona. Yo soy StarliteGalaxia, soy la comandante, vengo del más allá en mi nave raver con una misión, me muevo en las dimensiones escondidas, con los ‘raros’, los que no pertenecemos a este planeta. Soy la que lleva más tiempo después de que Galaxia se fue a vivir con un cliente del que se enamoró al Mediterráneo. – Yo soy LuzEstrella, soy la versión terrenal de Starlite, la del barrio, yo vivo en la tierrita caliente – Y yo, Rosario… nací en la época equivocada, añoro épocas más elegantes, amo el Amor en todas sus formas, siento a borbotones, no me cabe en el alma. A todas nos une la música, la voz.

Estamos diagnósticadas con Desorden de Identidad Múltiple (DIM), con esta condición María del Rosario ha desarrollado varias personalidades femeninas que conviven dentro de ella, cada una con una manera diferente de experimentar y performar el amor y el placer/goce. En ocasiones tiene brotes de otras personalidades, algunas son pasajeras, algunas se han ido para no volver, algunas se espera regresen, algunas aún no han nacido.

La construcción de los personajes nace de la necesidad de crear narrativas alternativas en esta sociedad limitante y castrante. Aceptar la castración y reconstruir a partir de las cenizas más de una identidad. Reconstruyo mi identidad reclamando un sólo cuerpo con infinitas experiencias femeninas, un cuerpo vehículo de emancipación. Reutilizo códigos instalados para hackear las creencias sobre lo que es “ser mujer”. Juego con la feminidad, juego a ser mujer. En este goce ejerzo control sobre mí misma. Vivir y expresar la sensualidad, es romper con la imposibilidad impuesta de gozar de nuestro cuerpo y ser.